La noche es el momento en que más brillan las luces, justamente porque no hay luz.  Así que la noche no tiene foto posible. Lo que puedo fotografiar es, una vez más, las luces que se imponen  a las sombras y los brillos que contrastan sobre el negro.

Mis nocturnas son también simples recuerdos de algunos momentos mágicos. No hay en ninguna de ellas otra intención que no sea guardar la memoria.

2 Comentarios

  1. ¡FANTÁSTICO REPORTAJE!
    Se percibe viendo estas fotos el grado de superación y experiencia al mostrarnos lo que a simple vista un profano de la fotografía no percibe. Viéndolas con detenimiento solo puedo decir GRACIAS.

    • Los acompañantes de los fotógrafos sabéis bien cuanto cuesta conseguir que una foto se parezca a lo que pretendemos ver, que muchas veces va más allá de la realidad.
      Gracias por la paciencia y la compañía. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario