lolaruizfotos_web_barcas_centnarias

El uso de la vela latina para navegar en la Albufera de Valencia es hoy mucho más que un deporte o una nota costumbrista. Varios factores parecían llevarnos a la extinción de estas pequeñas embarcaciones. Como la mecanización de las tareas agrícolas, la práctica desaparición de la pesca a causa de la contaminación y la vertebración de la comarca de l’Horta Sud en torno a la industria. El riesgo a perderlas ha de ser superado con programas de apoyo a la recuperación.

Después de años de abandono durante los que desaparecieron decenas de ellas, en 2017 se reconoció como Bien de Interés Cultural la navegación a vela latina y la pesca artesanal en La Albufera. Hoy vuelven a lucir sus aparejos de cáñamo y las velas triangulares de lona blanca. Gracias al trabajo hecho con auténtica pasión por unas pocas personas agrupadas en asociaciones deportivas y culturales.

Mantener la memoria, los usos y tradiciones del lago, pasa por la recuperación de sus barcas para darles una nueva vida. Hay un empeño casi romántico, que trasciende el mero deporte, por restaurarlas rescatando los antiguos oficios de los artesanos que las construían y reparaban.

En esa tarea me  embarcaqué hace ya un año, buscando y archivando fotografías de algunas de estas barcas.  La Federación Cultural de Vela Latina ha conseguido publicar un  primer catálogo de las centenarias que quedan.  Algunas todavía trabajando en la pesca, otras navegando en las exhibiciones y otras amarradas a un destino incierto. Tras la publicación de los primeros datos e imágenes recopiladas en un pequeño libro, el proceso sigue en marcha.

Mi aportación a la investigación abierta no ha terminado. El  proyecto fotográfico en torno a Las barcas centenarias de La Albufera busca documentar con imágenes tanto los aspectos técnicos y estructurales, como los históricos y estéticos de cada una de las barcas de vela latina construidas hace más de cien años en La Albufera de Valencia.

lolaruizfotos_web -1940844
lolaruizfotos_web_ barcas centenarias

«La Rica» Es la barca más antigua que aún sale a pescar a La Albufera desde el Port de Catarroja. Se calcula que fué construida hace más de 120 años en la carpintería conocida como Els Galianes, junto a otras dos idénticas que se han perdido. Durante este tiempo ha pertenecido a cuatro generaciones de la misma familia, que actualmente sigue comprometida en su cuidado manteniéndola activa, tanto para la pesca como en las exhibiciones de vela latina. Fue construida en madera de pino, morera, algarrobo y olivo. Mide 8’20m de eslora y 1’90 de manga.

lolaruizfotos_web -
barca_larica-catarroja 12052018-P1850559 lola_ruiz
P1870434_1600x1187

«Ángel»  Otra de las barcas con solera que continúa trabajando  en el Port de Catarroja. Construida con madera de algarrobo, morera, olivo y pino de Suecia, mide 8’15m de eslora y 2’00m de manga. A lo largo del tiempo ha pasado por diferentes familias propietarias, que la han dedicado principalmente a la pesca en La Albufera de Valencia. A su propietario actual le gusta sacar de excursión a la familia, pasear con  los nietos a vela, transmitir las tradiciónes y contarles las historias que se esconden en las ranuras de la cuaderna. Participa en las exhibiciones de vela latina que se realizan en el lago, y en ocasiones colabora con la Escuela de la Asociación de «Els Peixcadors».

lolaruizfotos_web_barca_angel_catarroja 20062015-P1300590 lola_ruiz
lolaruizfotos_web_barcas_centenarias_Angel
lolaruizfotos_web - barca Angel

«Dori»  Pronto cumplirá los 100 años. Construida con las maderas tradicionales mide 8’00m de eslora y 1’90m de manga. Su actual propietaria la tiene cedida a un familiar para participar en las exhibiciones de vela latina desde el Port de Catarroja, como forma de mantenerla viva y activa. Es la primera barca con la que yo salí a vela a la laguna. Recuerdo la emoción de aquel día como una mezcla de asombro ante lo inesperado, temor por lo desconocido y veneración por esas maderas casi fosilizadas, cubiertas aún con restos de brea.  Agarrada al «palomar» como a una tabla salvadora tuve por primera vez la sensación, luego muchas veces repetida,  de que «anar a vela»  por La Albufera es viajar a otro tiempo.

lolaruizfotos_web -1800471-2
lolaruizfotos_web 1300410
lolaruizfotos_web -1850536

«Peixcadora»   Otra centenaria que aún sale a faenar. Es una imagen fija durante la temporada de pesca  verla por las carreras cargada con las redes, como si supiera de menoria el camino hasta los rincones secretos donde calar los aparejos año tras año.  Construida por «Els Borrons» como todas las barcas centenarias con maderas de pino, algarrobo, morera y olivo. Tiene 8’40m de eslora y 2’07 de manga. La barca es un auténtico relicario de La Albufera. Asombra verla en las exhibiciones de vela latina, por la edad avanzada  de su actual propietario que sigue al timón,  mientras los hijos hacen de «remigers».

lolaruizfotos_web --2_1600x1067
barca_ lapeixcadora_catarroja17092017-P1810406 lola_ruiz
lolaruizfotos_web 09122017-P1810992

4 comentarios

  1. Hola Lola, ¿sabes si queda algún resto del ravatjol, la barca-correo que sale en Cañas y Barro, pero que posteriormente se le puso una cabina cerrada y motor para el transporte de personas? sé que hay dos réplicas que poco se parecen actualmente, pero me refiero si sabes si quedan restos de la original (aunque sea un pedazo). Es que me ha llamado la atención la primera foto de esta web, donde parece verse una barca abandonada y lleva unas maderas laterales altas que parecen formar parte de una antigua cabina. Gracias.

    • Hola Victor, gracias por explorar mi web. Me han contado que el Rabatjol que se usó para filmar la serie de Cañas y Barro no era el histórico. Pero el esqueleto de éste que pude fotografiar en el Port de Catarroja sí eran restos del último que prestó el servicio de «correo» entre los distintos poblados y barracas de La Albufera. Tiempo después este esqueleto fue utilizado para reconstruir una nueva barca, que ahora se llama a su vez Rabatjol, está amarrado en el Port, creo que el propietario es el Ayuntamiento de Catarroja y es usado en la Escola de Vela Llatina de els Peixcadors para hacer las prácticas de navegación cada año en los cursets de iniciación a la vela latina que allí se organizan.

  2. Buenas tardes Lola,
    He visto tu estupendo trabajo y quería pedirte permiso para usar como referencia una de tus fotos, en una memoria de proyecto (un abanico) para la exposición «Diseñar el aire», que se inaugurará el próximo día 21 de abril. Por supuesto incluiría tu nombre como autora de la fotografía. Ya me dices, es un tanto urgente. Gracias y un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario