Cada viaje tiene un horizonte, sus etapas y su regreso. Supone tener que despedirse, atravesar lo desconocido para poder volver.

Me fascina el sentimiento de huida  que me empuja una y otra vez a buscar fuera, para querer regresar cada vez más pronto.

El viaje se construye con la aventura de lo incierto, la necesidad de descubrir, la oportunidad de conocer.

Mis viajes son la mejor ocasión para acercarme al mundo y traerlo a casa dentro de mi cámara.

No hay que ir muy lejos. El auténtico viaje siempre es hacia adentro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario