El blanco y negro ya no es una escala de grise. Hay momentos que no necesitan el color para ser contados, porque tienen su esencia en las formas. O simplemente están así en la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario